Saltar al contenido

Despegando a Chromatica: Lady Gaga aboga por la validez de un pop banal y optimista

Texto por: Richard Villegas

El 2020 ha demostrado una y otra vez que nuestro mundo ha sido reducido a una serie de noticias infernales que no abaten, escalando de mal a horrorosas como apuestas en un degenerado juego de poker. Entre implacables incendios forestales en Australia, abuso policial y sus consecuentes protestas en Estados Unidos y una pandemia sin precedentes que ha sumergido nuestra sociedad y la economía global en una grave crisis, los sentimientos en redes sociales oscilan entre impotencia, gritos al vacío y una urgente necesidad por distracción. 

Esta semana, Chromatica, el sexto álbum de estudio de Stefani Joanne Germanotta, aterrizó en medio de un mundo en conflicto, donde divertirnos y bailar de manera desenfrenada se siente inapropiado y casi perverso.  Pero más que nunca, el pop también nos ofrece un momento de escape y felicidad; un salvavidas para los que nos ahogamos en un océano de ansiedad.

Cabe recalcar que Gaga no es la primera ni la única artista del pop mainstream presentando excelente trabajo en medio del caos. Hace menos de un mes Charlie XCX lanzó un nuevo disco de reflexiones cuarenténicas, acompañada por nuevos sencillos de Britney Spears, Kim Petras y Katy Perry. Pero a ella le ha tocado la difícil tarea de lanzar y promover un nuevo (y extremadamente anticipado) disco durante un momento donde nuestras preocupaciones son por estabilidad económica, la salud colectiva y los derechos civiles, no por el outfit para el antro.

El lanzamiento de Chromatica se retrasó de su fecha original el 10 de abril hasta el 29 de mayo, sin duda esperando un pronto desenlace a la pandemia para poder continuar con el ciclo de medios y conciertos estándar para una estrella del calibre de Lady Gaga.

Chromatica_Lady_Gaga_photo_shoot_bringmynoise.net
Lady Gaga (Foto: ladygaga.com)

Pero rindiéndose ante el impredecible futuro de nuestra nueva normalidad, la excéntrica diva decidió soltar su mejor disco en años con solo dos video clips (“Stupid Love” y “Rain on Me” con Ariana Grande) y un tercer sencillo con el grupo de k-pop BLACKPINK, llamado “Sour Candy”, que pasó mayormente desapercibido.

La neoyorquina no es ninguna mártir, y ella misma ha expresado su incomodidad al lanzar un disco diseñado para las pistas de baile y este clima veraniego, y que no se podrá disfrutar de la manera que fue soñada. La artista pospuso su ‘listening party’ oficial en solidaridad con las manifestaciones que actualmente arrasan por USA, y como ícono de la comunidad LGBTI, también abunda una tremenda decepción que las eufóricas canciones de Chromatica no se disfrutarán como se debe durante el mes del orgullo. 

Pero boo-hoo, ni que tragedia, ¿no? Obviamente hay miles de cosas más urgentes que la música pop en este momento, pero tampoco debemos disculparnos por necesitar o disfrutar el escape que nos ofrece. Hoy Gaga nos regala uno de los más potentes discos de su carrera, y la verdad es que en nuestro pretencioso rubro de la crítica musical, Chromatica merece la misma consideración que una obra analizando intimidades personales o comentario político.

Chromatica_Lady_Gaga_photo_shoot_01_bringmynoise.net
Lady Gaga (Foto: ladygaga.com)

Lady Gaga nos pinta este álbum como si fuera otro planeta o un universo paralelo, donde el amor, el color y la música rigen la existencia de sus habitantes. Invitándonos a este nuevo mundo, el disco se divide en tres actos, como una sinfonía o resplandeciente obra de teatro. Cada acto empieza con una dramática pieza orquestal, titulados Chromatica I, II y III, permitiéndonos respirar entre los otros 13 temas de electro-pop ultrasónicos.

A diferencia de sus trabajos anteriores, Chromatica no incluye ninguna balada, una de las expresiones favoritas de la artista, en vez resumiendo nuestro viaje a 43 minutos de pura adrenalina que cuentan con experta producción por parte de BloodPop, Axwell, Skrillex y la misma intérprete.

 

Chromatica I

Abriendo con la inmaculada “Chromatica I”, nuestro primer encuentro con las letras de Gaga llega en “Alice”, una fantasía pop donde simultáneamente busca y nos lleva a su idílico país de las maravillas. Luego siguen los sencillos “Stupid Love” y “Rain On Me”, joyas de electro-pop europeo, – la primera vagamente recordándonos los violentos sintetizadores de “Dancing On My Own” de Robyn, y la segunda que trae más elementos del house noventero, una tendencia sónica que escucharemos en la mayoría de estas canciones. “Free Woman” es el himno circuitero que retumbará en todos los antros gays, mientras que “Fun Tonight” nos regala un nostálgico vistazo a la Gaga con la que nos enamoramos en el 2008-09, haciendo referencia a “The Fame” y “Paparazzi” de su primer disco.

 

 

 

Chromatica II

Llegando a nuestro primer descanso en “Chromatica II”, podemos considerar paralelas entre la era Chromatica y la Gaga de antaño; la que revolucionó el pop dosmilero con The Fame y The Fame Monster, antes de que su ego de artista la diluyera en Born This Way y la descarrilara por completo en ARTPOP y Joanne. En este disco Gaga vuelve a la sencillez de sus primeras composiciones, directas y llenas de humor, donde se burlaba del culto de la fama, ahora convertida en mitológica estrella mundial. 

Pero antes de asimilar a fondo este regreso a la época dorada, Stefani llama al “911” para resucitar a todos los ‘Little Monsters’ que llevan casi una década esperando estas canciones. “Plastic Doll” nos trae la contribución de Skrillex, una canción inesperadamente vulnerable y cariñosa acerca de las maneras que deshumanizamos a las celebridades. Después viene “Sour Candy” con BLACKPINK, una siniestra dosis de club gótico que desenlaza en las muy noventeras “Enigma” y “Replay”, haciendo eco a discos clásicos como el Believe de Cher y Ray of Light de Madonna.

 

 

 

Chromatica III

Los dramáticos violines de “Chromatica III” nos reviven y preparan para la fase más explosiva del álbum, comenzando con la muy inesperada “Sine From Above”. Para este magnífico viaje, la artista seduce al legendario y jubilado Elton John a que momentáneamente regrese al micrófono a imponer cátedra, regalándonos una poderosa canción acerca de una juventud que ya fue pero que siempre atesoraremos. La canción concluye en una tormenta de drum&bass que comprueba que el 2020 todavía no termina dejándonos con la boca abierta. 

A “Sine From Above” le sigue “1000 Doves”, un himno pop enorme y perfecto para la catarsis emocional que solo se logra en una abarrotada pista de baile. Ya para cerrar esta aventura, Gaga nos sorprende una última vez con “Babylon”, mezclando el disco, house y gospel; un híbrido entre David Bowie y Crystal Waters, completo con sonidos animales, coros de iglesia y un sabroso saxofón. 

 

 

 

Con Chromatica, Lady Gaga nos deja mucho en que pensar. A través de 13 nuevas canciones de electro-pop en su más pura expresión, también existen momentos de fatiga. Con 43 minutos, el imponente disco se siente el doble de largo, algo que no será una queja para todos. También hay momentos flojos, especialmente en el segundo acto, donde las canciones son un poco redundantes, muy parecidas a otros momentos más refinados del disco. 

Pero en fin, Lady Gaga no nos ha prometido un trabajo gutural y revolucionario como el Fetch the Bolt Cutters de Fiona Apple, sino un oasis mental en un planeta colorido y lleno de amor y música, gestado en su imaginación. Y eso es más que suficiente. La diversión es válida y no todo en la música o la vida tiene que ser oscuro y doloroso. A veces encontramos salvación en una pista de baile, y eso de por sí puede ser un acto revolucionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: